Cargando...
Bistro del gato: Yo estaba bien.-

Te invito a leer poemas ,Charlas de Café y relatos de mi autoria ( Soy amateur,minimalista y naif y cada texto es real).Muchas gracias por tus comentarios (Podés hacerlos al final de cada texto).Cada día subiré escritos nuevos.

sábado, 15 de diciembre de 2007

Yo estaba bien.-


Estaba bien;...Yo estaba bien.
La primavera había llegado adelantada,...un sol naranja me despertaba cada mañana atravesando los azules, verdes y turquesas de mis cortinas.
Las fresias, jacintos y lobelias coloridas,me saludaban desde el florero cuando pasaba por el living para empezar el nuevo día.
Escuchaba a Serrat cantando "Mis Gaviotas" mientras el agua cálida de la ducha corría desde mi cabeza ,desperezándome el cuerpo hasta los pies.
Ya en la cocina, me quedaba un rato distraída mirando a ese gato blanco y marrón, que saltaba desde el techo del vecino a una terraza alta y alfombrada de musgos; fascinada por su callada destreza y su andar insolente y sin ataduras.
Al ratito, los ojos se me volaban atrás de unos gorriones gorditos que brincaban corto, sobre las tejas de mi alero ,hasta que el agua caliente desbordaba del mate y quemándome los dedos, me marcaba el tic tac.

Yo estaba bien;...con toda esa paz nueva y ajena a toda necesidad de los demás.
Llena de mí y satisfecha;...segura y feliz.
Simplemente, viviendo sin esperas.

También estaba bien al llegar al andén de La Lucila y oler los primeros brotes y notar la ausencia de hojas secas muriendo en el cemento.
La gente parecía mas feliz tan liviana de ropas, seduciendo a la brisa con sus pieles desnudas,sugiriendo ansiosos pechos ellas, fuertes brazos ellos.
La primavera estaba allí, bendiciéndolo todo, a las ocho y treinta de la mañana de ese viernes.

Ya en el tren, empecé a sentir algo distinto. Me molestaba el hombre de la pipa sentado al lado mío; me empañaba el reflejo del sol con volutas espesas de humo enfermizo.
Después, empezaron a molestarme esas chicas que subieron al 56 , cargadas de bolsos prontos a explotar, desparramando carcajadas eufóricas. Yo estaba tan en paz con mi silencio y fantasía, que sus carcajadas de pic-nic me sabían a histeria y ruidos molestos. Me arrebataban el ensueño que traía atesorado desde que abrí los ojos y me volvían a empujar violentamente, dentro de la neurosis de rutina colectiva,

Desde las ventanillas del colectivo, intentaba llevarme las últimas fotos del verde de la Plaza de Retiro,pero otros colectivos me tapaban los ojos.

Caminé sin apuro por Corrientes, esa única cuadra que me separaba de la oficina. Quería recuperar un poco de toda esa plenitud que había sido mía minutos atrás. Pero costaba.
Sin embargo, cuando entré a mi trabajo de luz artificial, todavía estaba bien.
Entonces Fabiana me dijo _Dijo Graciela que la llames ni bien llegaras..._
Allí sentí que un pedacito de mi ensueño, se me caía de la cabeza y golpeaba mi pecho.

Graciela dijo..._ Hola...(con voz triste y apagada)_ .
Mi gaviota de Serrat chocó con un viento frío y el pedazo de ensueño, se cayó hasta mi vientre.
_¿Qué pasa...? _, pregunté con seguridad ,intentando retener el resto de mi ensueño donde había quedado.
_ Anoche se armó entre Alberto y Santillán _ prosiguió en el mismo tono pero asustada.
El pedacito de mi ensueño se cayó de golpe, me arrancó el aliento, se escapó entre mis pies, se voló detrás de mi gaviota de Serrat y se fue lejos;...infinitamente lejos...
Me olvidé del sol naranja, de los gorriones gorditos de mi alero, de la ducha cálida, del gato blanco y marrón,....de las flores silvestres en el living.
Yo estaba bien…Y allí estabas vos otra vez, barriendo mi sonrisa desde lejos.
Vos,...que no te vas nunca,-como en los Cantares de Machado-.
Vos,...que me mandás espinas cuando estoy distraída. Y entonces alguien dijo:_Pucha che !...se está nublando, _Se viene la tormenta para el fin de semana_.

Y ya no era la paz; era otra vez la guerra anunciándose en mis oídos con sus redobles; eran los latidos del corazón que se me salía.
Porque intento matarte cada día un poco y revivís enérgico ,como los gatos blancos y marrones, te trepás sigiloso al tejado de mi cabeza y desde allí saltás seguro a la terraza vecina de mi corazón de musgos.
Y porque vuelvo a matarte intentando no mirar los jacintos, las lobelias y las fresias, pero su perfume me llega desde el living.
Y te mato una vez más y de pronto los gorriones levantan vuelo alborotado para llamar mi atención.
Y se meten primaverales y descarados en mi cocina.
Y entonces, pienso que para que te mueras de una vez, tengo que matar a la Primavera.
Y la Primavera es tan grande, que no me alcanzan las armas.
Yo estaba bien, serenamente bien, plena, rebozada de mariposas,rebozada de mi haberte superado. Y tuviste que estallar como un trueno para volver a romperme el equilibrio.
Claro,yo creía que en septiembre renacía la esperanza, las ilusiones, la magia...y me había olvidado (como decía mi abuela).
_¡ Llevá abrigo nena, mirá que la tormenta de Santa Rosa siempre viene con atraso !.-

Manoushe

1 comentario:

acsel dijo...

Hey, al final me mudé y cambié el nombre del blog para empezar a subir los videos!!!

slds!!!